23 septiembre 2012

¿Hay solo una estrella polar?: Las otras estrellas polares

Todos sabemos que en la actualidad, en el hemisferio norte, la estrella polar, la más cercana al polo norte celeste es Polaris (α Ursae Minoris), en la constelación de la Osa Menor. Cualquier persona que, durante la noche, quiera orientarse, sabe que su posición le indicará el polo norte terrestre.

Pero no siempre lo ha sido. La estrella visible más cercana al polo norte celeste ha cambiado a lo largo del tiempo y también cambiará en un futuro. ¿Por qué? ¿Qué estrellas polares han marcado antiguamente el norte? ¿Cuáles lo harán en un futuro?

El movimiento de precesión

La Tierra, en su caminar alrededor del Sol, está sometida a varios movimientos. Generalmente la mayoría conocemos la rotación (giro sobre si mismo) y la traslación (órbita alrededor del Sol). Pero existen otros movimientos menos perceptibles. Uno de ellos es el causante de que nuestra estrella polar cambie con el tiempo.

Se trata del movimiento de precesión de los equinoccios. La Tierra no es una esfera perfecta, sino que está achatada por los polos, lo que provoca un lento balanceo durante su movimiento de traslación, de forma que el eje de rotación varía con el tiempo. El movimiento forma un cono de 47º grados de abertura. Una imagen perfecta para poder visualizarlo es compararlo con el giro de una peonza alrededor de su punta aunque, claro está, el de la Tierra se hace mucho más lentamente.

El valor actual del desplazamiento es de 50,290966" por año, o alrededor de 1° cada 71,6 años. Luego, el eje de la Tierra completa la circunferencia del cono aproximadamente cada 25.776 años, aunque la medida no es del todo exacta y puede variar por las influencias gravitatorias del Sol. A este período se le llama año platónico.

Por lo tanto, si el eje de rotación varía, también varía el polo norte celeste y, por lo tanto, las estrellas más cercanas a él. En la siguiente imagen se muestra el movimiento de precesión sobre las constelaciones del hemisferio norte y su posición según los años de la era cristiana:


Veamos en detalle qué estrellas visibles al ojo humano indican el norte durante el transcurrir de un año platónico:
  • Polaris (α Ursae Minoris). Desde la estrella Kochab, el norte se siguió desplazando de forma que, en torno al 320 a.C se hallaba a la misma distancia de Kochab y de Polaris. En los siglos IV y V de nuestra era, Polaris, nuestra estrella polar, ya era usada por los navegantes para localizar el norte. La próxima ocasión en la que será estrella polar será alrededor del año 27.800.
  • Errai o Alrai (γ Cephei),  en la constelación de Cefeo, se encontrará más cercana al polo norte a partir del año 3.000, siendo su mayor aproximación en torno al 4.000.
  • Iota Cephei (ι Cephei), será estrella polar a partir del 5.200.
  • Alderamin (α Cephei),  indicará el norte a partir del 6.800, siendo su máximo acercamiento en torno al año 7.500. 
  • Deneb (α Cygni), fue una aceptable estrella polar intermedia (situada a 7° del polo norte celeste) hace 18.000 años, y volverá de nuevo a dicha posición alrededor del año 9.800.
  • Vega (α Lyrae), fue la estrella polar en torno al 12.000 aC. Su próximo mayor acercamiento al polo norte será en torno al año 13.727.
  • Asellus Primus (θ Boötis). Fue la estrella visible al ojo humano más cercana entre los años 4.300 y 3.942 aC., aunque no era muy brillante. Volverá a repetirlo entre los años 21.476 y el 21.834.
  • Thuban (α Draconis), entre el 3.942 y el 1.793 aC., su momento de mayor aproximación fue en el 2.787 aC.,  a menos de 2,5 minutos de arco del polo. Permaneció a menos de 1º hasta 200 años después; y 900 años después aún se encontraba a 5º. Fue considerada estrella polar hasta en torno del año 1.900 aC. Lo volverá a ser entre los años 21.834 y el 23.983.
  • Kappa Draconis (κ Draconis), fue la más cercana entre 1.793 y 1.000 aC. Sin embargo, al ser bastante menos brillante que Kochab, fue esta última la considerada como estrella polar desde en torno el 1.500 aC. Repetirá entre 23.983 y 24.776.
  • Kochab (β Ursae Minoris) y su vecina Pherkad  (γ Ursae Minoris), las Guardianas del Polo (porque cada noche dibujan un círculo en torno a Polaris), señalaron el norte entre 1.500 y el 500 a.C.  Kochab (الكوكب al-kawkab, en árabe) significa la estrella, que es la forma corta de الكوكب الشمالي al-kawkab al-šamāliyy, la estrella del norte, un nombre compartido con Polaris. Podría ser también la estrella llamada Polos (ΠολΟς) que algunos autores de la Grecia antigua, como Homero, citaban como la estrella que apuntaba al norte. Volverá a serlo entre los años 24.776 y en torno al 25.276.
La precesión y el cambio de las estrellas polares.